CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

prestamos sin intereses argentina

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

La sede central de CaixaBank, en la avenida Diagonal de Barcelona.

CaixaBank, el banco cotizado controlado por la Fundación Bancaria La Caixa, ha cerrado la compra de la red española del británico Barclays, en venta desde el pasado mayo. La operación supone el desembolso de 800 millones de euros, confirmaron ayer ambas entidades. El acuerdo incluye el negocio de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa de Barclays en España, y excluye el negocio de banca de inversión y Barclaycard, que seguirá operando la británica.

El 31 de julio acabó el plazo inicial que los responsables de Barclays España dieron a las tres entidades interesadas en comprar parte del negocio: CaixaBank, el Santander y el Banco Popular. La entidad catalana presentó una propuesta preliminar, aunque no se dio por cerrada y no se descartó una segunda vuelta en septiembre. El pasado viernes, el consejo de Barclays dio luz verde a la venta de la red española a CaixaBank. Ayer por la tarde, los equipos de asesores de ambas entidades firmaron el acuerdo. Su ejecución, sujeta a las aprobaciones regulatorias, está prevista para finales de año. El precio final de la operación se ajustará en función del patrimonio neto de Barclays España en esas fechas.

La operación permitirá al banco cotizado de La Caixa incorporar una red que gestiona 21.600 millones de activos, con unas 270 oficinas y 2.400 empleados. Esta integración, en la que se empezó a trabajar en la etapa en la que el banco estaba dirigido por Juan María Nin, relevado hace un mes por Gonzalo Gortázar, permitirá a la entidad presidida por Isidre Fainé integrar alrededor de 550.000 clientes, de los que 100.000 son de banca privada, es decir, clientes con patrimonios elevados.

PRESENCIA EN MADRID / El negocio de Barclays resulta atractivo para CaixaBank al permitirle consolidar su presencia en Madrid, donde se concentra el 40% del negocio de la entidad financiera británica. Además le permite incorporar clientes de un nivel adquisitivo más alto y una cartera hipotecaria cuya morosidad no rebasa el 4%.

En una primera etapa se interesaron por la venta de la red española de Barclays el Santander, Bankinter, BBVA, Popular y algunos fondos extranjeros. Finalmente ha sido CaixaBank la que se ha impuesto con una oferta más elevada, aunque algunos de sus competidores ya se habían retirado previamente, como es el caso del Sabadell y del BBVA, que se acaba de adjudicar Catalunya Banc. CaixaBank analizó en los últimos meses, en paralelo, tanto la compra de Catalunya Banc como de la red de Barclays. El banco que preside Francisco González se impuso en la subasta de la antigua caja de ahorros catalana.

La venta de Barclays es la última pieza que quedaba por mover en el mapa de la reestructuración financiera española. Las últimas operaciones han sido la venta de la antigua Caixa Catalunya y la subasta de Nova Galicia Banco, al banco venezonalo Banesco. CaixaBank pujó fuerte por la entidad gallega, pero finalmente el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) eligió a un banco extranjero.

CaixaBank ha sido una entidad muy activa en el proceso de reestructuración financiera. Tanto desde el punto de vista interno como externo. Internamente, la entidad fue la primera en segregar su negocio financiero a un banco. Traspasó sus activos a la antigua Criteria, que cotizaba en bolsa como hólding industrial de La Caixa y, posteriormente, la transformó en banco. Además, también ha sido la primera entidad en disolver la antigua caja de ahorros y convertirse en fundación bancaria como exige la ley. Isidre Fainé preside la Fundación Bancaria, CaixaBank, así como Criteria.

ADQUISICIONES ANTERIORES / Externamente, la entidad ha aprovechado la crisis para crecer mediante adquisiciones. En los últimos cuatro años ha comprado Caixa Girona, Bankpime, Banco de Valencia, Banca Cívica y ahora Barclays. Antes de la crisis, La Caixa compró el negocio de banca privada de Morgan Stanley en España. Excepto Banca Cívica, todas las operaciones se realizaron sin ayudas del Estado y en el caso de Cívica se han devuelto. Con Banco de Valencia, pudo aplicarse un Esquema de Protección de Activos (EPA), que son ayudas para pérdidas futuras.

Barclays también anunció ayer haber completado la venta de su negocio de retail banking en Emiratos Árabes Unidos al Abu Dhabi Islamic Bank. El pasado mayo, Barclays anunció un drástico recorte de la actividad en banca de inversión a nivel internacional y el abandono del negocio de banca minorista en Europa continental. El grupo anunció su previsión de prescindir de 14.000 empleos este año. Como consecuencia, comunicó que dejaba España.

Barclays ya redujo el año pasado su número de sucursales españolas en más de cien y su plantilla en más de mil personas. La entidad llegó a tener 500 sucursales en España tras comprar Banco Zaragozano en el 2004, y era el banco extranjero con más presencia en este mercado.

CaixaBank obtuvo un resultado neto atribuido de 305 millones en el primer semestre del año, un 25,3% menos respecto al primer semestre del 2013, por el impacto de la consolidación de Banco de Valencia y los requerimientos del real decreto ley 18/2012. Tiene 13,6 millones de clientes, 5.695 oficinas y unos activos de 336.849 millones de euros.

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

La sede central de CaixaBank, en la avenida Diagonal de Barcelona.

CaixaBank, el banco cotizado controlado por la Fundación Bancaria La Caixa, ha cerrado la compra de la red española del británico Barclays, en venta desde el pasado mayo. La operación supone el desembolso de 800 millones de euros, confirmaron ayer ambas entidades. El acuerdo incluye el negocio de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa de Barclays en España, y excluye el negocio de banca de inversión y Barclaycard, que seguirá operando la británica.

El 31 de julio acabó el plazo inicial que los responsables de Barclays España dieron a las tres entidades interesadas en comprar parte del negocio: CaixaBank, el Santander y el Banco Popular. La entidad catalana presentó una propuesta preliminar, aunque no se dio por cerrada y no se descartó una segunda vuelta en septiembre. El pasado viernes, el consejo de Barclays dio luz verde a la venta de la red española a CaixaBank. Ayer por la tarde, los equipos de asesores de ambas entidades firmaron el acuerdo. Su ejecución, sujeta a las aprobaciones regulatorias, está prevista para finales de año. El precio final de la operación se ajustará en función del patrimonio neto de Barclays España en esas fechas.

La operación permitirá al banco cotizado de La Caixa incorporar una red que gestiona 21.600 millones de activos, con unas 270 oficinas y 2.400 empleados. Esta integración, en la que se empezó a trabajar en la etapa en la que el banco estaba dirigido por Juan María Nin, relevado hace un mes por Gonzalo Gortázar, permitirá a la entidad presidida por Isidre Fainé integrar alrededor de 550.000 clientes, de los que 100.000 son de banca privada, es decir, clientes con patrimonios elevados.

PRESENCIA EN MADRID / El negocio de Barclays resulta atractivo para CaixaBank al permitirle consolidar su presencia en Madrid, donde se concentra el 40% del negocio de la entidad financiera británica. Además le permite incorporar clientes de un nivel adquisitivo más alto y una cartera hipotecaria cuya morosidad no rebasa el 4%.

En una primera etapa se interesaron por la venta de la red española de Barclays el Santander, Bankinter, BBVA, Popular y algunos fondos extranjeros. Finalmente ha sido CaixaBank la que se ha impuesto con una oferta más elevada, aunque algunos de sus competidores ya se habían retirado previamente, como es el caso del Sabadell y del BBVA, que se acaba de adjudicar Catalunya Banc. CaixaBank analizó en los últimos meses, en paralelo, tanto la compra de Catalunya Banc como de la red de Barclays. El banco que preside Francisco González se impuso en la subasta de la antigua caja de ahorros catalana.

La venta de Barclays es la última pieza que quedaba por mover en el mapa de la reestructuración financiera española. Las últimas operaciones han sido la venta de la antigua Caixa Catalunya y la subasta de Nova Galicia Banco, al banco venezonalo Banesco. CaixaBank pujó fuerte por la entidad gallega, pero finalmente el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) eligió a un banco extranjero.

CaixaBank ha sido una entidad muy activa en el proceso de reestructuración financiera. Tanto desde el punto de vista interno como externo. Internamente, la entidad fue la primera en segregar su negocio financiero a un banco. Traspasó sus activos a la antigua Criteria, que cotizaba en bolsa como hólding industrial de La Caixa y, posteriormente, la transformó en banco. Además, también ha sido la primera entidad en disolver la antigua caja de ahorros y convertirse en fundación bancaria como exige la ley. Isidre Fainé preside la Fundación Bancaria, CaixaBank, así como Criteria.

ADQUISICIONES ANTERIORES / Externamente, la entidad ha aprovechado la crisis para crecer mediante adquisiciones. En los últimos cuatro años ha comprado Caixa Girona, Bankpime, Banco de Valencia, Banca Cívica y ahora Barclays. Antes de la crisis, La Caixa compró el negocio de banca privada de Morgan Stanley en España. Excepto Banca Cívica, todas las operaciones se realizaron sin ayudas del Estado y en el caso de Cívica se han devuelto. Con Banco de Valencia, pudo aplicarse un Esquema de Protección de Activos (EPA), que son ayudas para pérdidas futuras.

Barclays también anunció ayer haber completado la venta de su negocio de retail banking en Emiratos Árabes Unidos al Abu Dhabi Islamic Bank. El pasado mayo, Barclays anunció un drástico recorte de la actividad en banca de inversión a nivel internacional y el abandono del negocio de banca minorista en Europa continental. El grupo anunció su previsión de prescindir de 14.000 empleos este año. Como consecuencia, comunicó que dejaba España.

Barclays ya redujo el año pasado su número de sucursales españolas en más de cien y su plantilla en más de mil personas. La entidad llegó a tener 500 sucursales en España tras comprar Banco Zaragozano en el 2004, y era el banco extranjero con más presencia en este mercado.

CaixaBank obtuvo un resultado neto atribuido de 305 millones en el primer semestre del año, un 25,3% menos respecto al primer semestre del 2013, por el impacto de la consolidación de Banco de Valencia y los requerimientos del real decreto ley 18/2012. Tiene 13,6 millones de clientes, 5.695 oficinas y unos activos de 336.849 millones de euros.

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

La sede central de CaixaBank, en la avenida Diagonal de Barcelona.

CaixaBank, el banco cotizado controlado por la Fundación Bancaria La Caixa, ha cerrado la compra de la red española del británico Barclays, en venta desde el pasado mayo. La operación supone el desembolso de 800 millones de euros, confirmaron ayer ambas entidades. El acuerdo incluye el negocio de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa de Barclays en España, y excluye el negocio de banca de inversión y Barclaycard, que seguirá operando la británica.

El 31 de julio acabó el plazo inicial que los responsables de Barclays España dieron a las tres entidades interesadas en comprar parte del negocio: CaixaBank, el Santander y el Banco Popular. La entidad catalana presentó una propuesta preliminar, aunque no se dio por cerrada y no se descartó una segunda vuelta en septiembre. El pasado viernes, el consejo de Barclays dio luz verde a la venta de la red española a CaixaBank. Ayer por la tarde, los equipos de asesores de ambas entidades firmaron el acuerdo. Su ejecución, sujeta a las aprobaciones regulatorias, está prevista para finales de año. El precio final de la operación se ajustará en función del patrimonio neto de Barclays España en esas fechas.

La operación permitirá al banco cotizado de La Caixa incorporar una red que gestiona 21.600 millones de activos, con unas 270 oficinas y 2.400 empleados. Esta integración, en la que se empezó a trabajar en la etapa en la que el banco estaba dirigido por Juan María Nin, relevado hace un mes por Gonzalo Gortázar, permitirá a la entidad presidida por Isidre Fainé integrar alrededor de 550.000 clientes, de los que 100.000 son de banca privada, es decir, clientes con patrimonios elevados.

PRESENCIA EN MADRID / El negocio de Barclays resulta atractivo para CaixaBank al permitirle consolidar su presencia en Madrid, donde se concentra el 40% del negocio de la entidad financiera británica. Además le permite incorporar clientes de un nivel adquisitivo más alto y una cartera hipotecaria cuya morosidad no rebasa el 4%.

En una primera etapa se interesaron por la venta de la red española de Barclays el Santander, Bankinter, BBVA, Popular y algunos fondos extranjeros. Finalmente ha sido CaixaBank la que se ha impuesto con una oferta más elevada, aunque algunos de sus competidores ya se habían retirado previamente, como es el caso del Sabadell y del BBVA, que se acaba de adjudicar Catalunya Banc. CaixaBank analizó en los últimos meses, en paralelo, tanto la compra de Catalunya Banc como de la red de Barclays. El banco que preside Francisco González se impuso en la subasta de la antigua caja de ahorros catalana.

La venta de Barclays es la última pieza que quedaba por mover en el mapa de la reestructuración financiera española. Las últimas operaciones han sido la venta de la antigua Caixa Catalunya y la subasta de Nova Galicia Banco, al banco venezonalo Banesco. CaixaBank pujó fuerte por la entidad gallega, pero finalmente el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) eligió a un banco extranjero.

CaixaBank ha sido una entidad muy activa en el proceso de reestructuración financiera. Tanto desde el punto de vista interno como externo. Internamente, la entidad fue la primera en segregar su negocio financiero a un banco. Traspasó sus activos a la antigua Criteria, que cotizaba en bolsa como hólding industrial de La Caixa y, posteriormente, la transformó en banco. Además, también ha sido la primera entidad en disolver la antigua caja de ahorros y convertirse en fundación bancaria como exige la ley. Isidre Fainé preside la Fundación Bancaria, CaixaBank, así como Criteria.

ADQUISICIONES ANTERIORES / Externamente, la entidad ha aprovechado la crisis para crecer mediante adquisiciones. En los últimos cuatro años ha comprado Caixa Girona, Bankpime, Banco de Valencia, Banca Cívica y ahora Barclays. Antes de la crisis, La Caixa compró el negocio de banca privada de Morgan Stanley en España. Excepto Banca Cívica, todas las operaciones se realizaron sin ayudas del Estado y en el caso de Cívica se han devuelto. Con Banco de Valencia, pudo aplicarse un Esquema de Protección de Activos (EPA), que son ayudas para pérdidas futuras.

Barclays también anunció ayer haber completado la venta de su negocio de retail banking en Emiratos Árabes Unidos al Abu Dhabi Islamic Bank. El pasado mayo, Barclays anunció un drástico recorte de la actividad en banca de inversión a nivel internacional y el abandono del negocio de banca minorista en Europa continental. El grupo anunció su previsión de prescindir de 14.000 empleos este año. Como consecuencia, comunicó que dejaba España.

Barclays ya redujo el año pasado su número de sucursales españolas en más de cien y su plantilla en más de mil personas. La entidad llegó a tener 500 sucursales en España tras comprar Banco Zaragozano en el 2004, y era el banco extranjero con más presencia en este mercado.

CaixaBank obtuvo un resultado neto atribuido de 305 millones en el primer semestre del año, un 25,3% menos respecto al primer semestre del 2013, por el impacto de la consolidación de Banco de Valencia y los requerimientos del real decreto ley 18/2012. Tiene 13,6 millones de clientes, 5.695 oficinas y unos activos de 336.849 millones de euros.

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

La sede central de CaixaBank, en la avenida Diagonal de Barcelona.

CaixaBank, el banco cotizado controlado por la Fundación Bancaria La Caixa, ha cerrado la compra de la red española del británico Barclays, en venta desde el pasado mayo. La operación supone el desembolso de 800 millones de euros, confirmaron ayer ambas entidades. El acuerdo incluye el negocio de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa de Barclays en España, y excluye el negocio de banca de inversión y Barclaycard, que seguirá operando la británica.

El 31 de julio acabó el plazo inicial que los responsables de Barclays España dieron a las tres entidades interesadas en comprar parte del negocio: CaixaBank, el Santander y el Banco Popular. La entidad catalana presentó una propuesta preliminar, aunque no se dio por cerrada y no se descartó una segunda vuelta en septiembre. El pasado viernes, el consejo de Barclays dio luz verde a la venta de la red española a CaixaBank. Ayer por la tarde, los equipos de asesores de ambas entidades firmaron el acuerdo. Su ejecución, sujeta a las aprobaciones regulatorias, está prevista para finales de año. El precio final de la operación se ajustará en función del patrimonio neto de Barclays España en esas fechas.

prestamos entre particulares comunidad valenciana

La operación permitirá al banco cotizado de La Caixa incorporar una red que gestiona 21.600 millones de activos, con unas 270 oficinas y 2.400 empleados. Esta integración, en la que se empezó a trabajar en la etapa en la que el banco estaba dirigido por Juan María Nin, relevado hace un mes por Gonzalo Gortázar, permitirá a la entidad presidida por Isidre Fainé integrar alrededor de 550.000 clientes, de los que 100.000 son de banca privada, es decir, clientes con patrimonios elevados.

PRESENCIA EN MADRID / El negocio de Barclays resulta atractivo para CaixaBank al permitirle consolidar su presencia en Madrid, donde se concentra el 40% del negocio de la entidad financiera británica. Además le permite incorporar clientes de un nivel adquisitivo más alto y una cartera hipotecaria cuya morosidad no rebasa el 4%.

En una primera etapa se interesaron por la venta de la red española de Barclays el Santander, Bankinter, BBVA, Popular y algunos fondos extranjeros. Finalmente ha sido CaixaBank la que se ha impuesto con una oferta más elevada, aunque algunos de sus competidores ya se habían retirado previamente, como es el caso del Sabadell y del BBVA, que se acaba de adjudicar Catalunya Banc. CaixaBank analizó en los últimos meses, en paralelo, tanto la compra de Catalunya Banc como de la red de Barclays. El banco que preside Francisco González se impuso en la subasta de la antigua caja de ahorros catalana.

La venta de Barclays es la última pieza que quedaba por mover en el mapa de la reestructuración financiera española. Las últimas operaciones han sido la venta de la antigua Caixa Catalunya y la subasta de Nova Galicia Banco, al banco venezonalo Banesco. CaixaBank pujó fuerte por la entidad gallega, pero finalmente el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) eligió a un banco extranjero.

CaixaBank ha sido una entidad muy activa en el proceso de reestructuración financiera. Tanto desde el punto de vista interno como externo. Internamente, la entidad fue la primera en segregar su negocio financiero a un banco. Traspasó sus activos a la antigua Criteria, que cotizaba en bolsa como hólding industrial de La Caixa y, posteriormente, la transformó en banco. Además, también ha sido la primera entidad en disolver la antigua caja de ahorros y convertirse en fundación bancaria como exige la ley. Isidre Fainé preside la Fundación Bancaria, CaixaBank, así como Criteria.

ADQUISICIONES ANTERIORES / Externamente, la entidad ha aprovechado la crisis para crecer mediante adquisiciones. En los últimos cuatro años ha comprado Caixa Girona, Bankpime, Banco de Valencia, Banca Cívica y ahora Barclays. Antes de la crisis, La Caixa compró el negocio de banca privada de Morgan Stanley en España. Excepto Banca Cívica, todas las operaciones se realizaron sin ayudas del Estado y en el caso de Cívica se han devuelto. Con Banco de Valencia, pudo aplicarse un Esquema de Protección de Activos (EPA), que son ayudas para pérdidas futuras.

Barclays también anunció ayer haber completado la venta de su negocio de retail banking en Emiratos Árabes Unidos al Abu Dhabi Islamic Bank. El pasado mayo, Barclays anunció un drástico recorte de la actividad en banca de inversión a nivel internacional y el abandono del negocio de banca minorista en Europa continental. El grupo anunció su previsión de prescindir de 14.000 empleos este año. Como consecuencia, comunicó que dejaba España.

Barclays ya redujo el año pasado su número de sucursales españolas en más de cien y su plantilla en más de mil personas. La entidad llegó a tener 500 sucursales en España tras comprar Banco Zaragozano en el 2004, y era el banco extranjero con más presencia en este mercado.

CaixaBank obtuvo un resultado neto atribuido de 305 millones en el primer semestre del año, un 25,3% menos respecto al primer semestre del 2013, por el impacto de la consolidación de Banco de Valencia y los requerimientos del real decreto ley 18/2012. Tiene 13,6 millones de clientes, 5.695 oficinas y unos activos de 336.849 millones de euros.

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

CaixaBank compra el negocio de Barclays en Espaсa

La sede central de CaixaBank, en la avenida Diagonal de Barcelona.

CaixaBank, el banco cotizado controlado por la Fundación Bancaria La Caixa, ha cerrado la compra de la red española del británico Barclays, en venta desde el pasado mayo. La operación supone el desembolso de 800 millones de euros, confirmaron ayer ambas entidades. El acuerdo incluye el negocio de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa de Barclays en España, y excluye el negocio de banca de inversión y Barclaycard, que seguirá operando la británica.

El 31 de julio acabó el plazo inicial que los responsables de Barclays España dieron a las tres entidades interesadas en comprar parte del negocio: CaixaBank, el Santander y el Banco Popular. La entidad catalana presentó una propuesta preliminar, aunque no se dio por cerrada y no se descartó una segunda vuelta en septiembre. El pasado viernes, el consejo de Barclays dio luz verde a la venta de la red española a CaixaBank. Ayer por la tarde, los equipos de asesores de ambas entidades firmaron el acuerdo. Su ejecución, sujeta a las aprobaciones regulatorias, está prevista para finales de año. El precio final de la operación se ajustará en función del patrimonio neto de Barclays España en esas fechas.

La operación permitirá al banco cotizado de La Caixa incorporar una red que gestiona 21.600 millones de activos, con unas 270 oficinas y 2.400 empleados. Esta integración, en la que se empezó a trabajar en la etapa en la que el banco estaba dirigido por Juan María Nin, relevado hace un mes por Gonzalo Gortázar, permitirá a la entidad presidida por Isidre Fainé integrar alrededor de 550.000 clientes, de los que 100.000 son de banca privada, es decir, clientes con patrimonios elevados.

PRESENCIA EN MADRID / El negocio de Barclays resulta atractivo para CaixaBank al permitirle consolidar su presencia en Madrid, donde se concentra el 40% del negocio de la entidad financiera británica. Además le permite incorporar clientes de un nivel adquisitivo más alto y una cartera hipotecaria cuya morosidad no rebasa el 4%.

En una primera etapa se interesaron por la venta de la red española de Barclays el Santander, Bankinter, BBVA, Popular y algunos fondos extranjeros. Finalmente ha sido CaixaBank la que se ha impuesto con una oferta más elevada, aunque algunos de sus competidores ya se habían retirado previamente, como es el caso del Sabadell y del BBVA, que se acaba de adjudicar Catalunya Banc. CaixaBank analizó en los últimos meses, en paralelo, tanto la compra de Catalunya Banc como de la red de Barclays. El banco que preside Francisco González se impuso en la subasta de la antigua caja de ahorros catalana.

La venta de Barclays es la última pieza que quedaba por mover en el mapa de la reestructuración financiera española. Las últimas operaciones han sido la venta de la antigua Caixa Catalunya y la subasta de Nova Galicia Banco, al banco venezonalo Banesco. CaixaBank pujó fuerte por la entidad gallega, pero finalmente el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) eligió a un banco extranjero.

CaixaBank ha sido una entidad muy activa en el proceso de reestructuración financiera. Tanto desde el punto de vista interno como externo. Internamente, la entidad fue la primera en segregar su negocio financiero a un banco. Traspasó sus activos a la antigua Criteria, que cotizaba en bolsa como hólding industrial de La Caixa y, posteriormente, la transformó en banco. Además, también ha sido la primera entidad en disolver la antigua caja de ahorros y convertirse en fundación bancaria como exige la ley. Isidre Fainé preside la Fundación Bancaria, CaixaBank, así como Criteria.

ADQUISICIONES ANTERIORES / Externamente, la entidad ha aprovechado la crisis para crecer mediante adquisiciones. En los últimos cuatro años ha comprado Caixa Girona, Bankpime, Banco de Valencia, Banca Cívica y ahora Barclays. Antes de la crisis, La Caixa compró el negocio de banca privada de Morgan Stanley en España. Excepto Banca Cívica, todas las operaciones se realizaron sin ayudas del Estado y en el caso de Cívica se han devuelto. Con Banco de Valencia, pudo aplicarse un Esquema de Protección de Activos (EPA), que son ayudas para pérdidas futuras.

Barclays también anunció ayer haber completado la venta de su negocio de retail banking en Emiratos Árabes Unidos al Abu Dhabi Islamic Bank. El pasado mayo, Barclays anunció un drástico recorte de la actividad en banca de inversión a nivel internacional y el abandono del negocio de banca minorista en Europa continental. El grupo anunció su previsión de prescindir de 14.000 empleos este año. Como consecuencia, comunicó que dejaba España.

Barclays ya redujo el año pasado su número de sucursales españolas en más de cien y su plantilla en más de mil personas. La entidad llegó a tener 500 sucursales en España tras comprar Banco Zaragozano en el 2004, y era el banco extranjero con más presencia en este mercado.

CaixaBank obtuvo un resultado neto atribuido de 305 millones en el primer semestre del año, un 25,3% menos respecto al primer semestre del 2013, por el impacto de la consolidación de Banco de Valencia y los requerimientos del real decreto ley 18/2012. Tiene 13,6 millones de clientes, 5.695 oficinas y unos activos de 336.849 millones de euros.

Ver este video: Crédito de nómina… Lo pagas con tu salario


Deja un comentario